miércoles, 12 de febrero de 2014

MATRIS SACRIFICIUM

Había brotado, en medio del huerto, un imponente piano de cola. El día después, por la puerta de la cancela, apareció la pianista, arrastrando sus pasos. Se encaminó hacia el piano, se sentó y empezó a tocar. Su cuerpo se impregnó entonces de un vigor triste. Y cada nota fue guiada por una especie de pulsión agónica. La melodía sobrecogió el aire y convocó a los vecinos, que acudieron estremecidos. Cuando acabó su actuación, la pianista cayó exánime. La enterraron allí mismo. Al día siguiente, el piano desapareció. La tierra expulsó en su lugar un niño de aire lánguido que arrastró sus pasos hacia la puerta de la cancela. 


6 comentarios:

  1. Es curioso como consigues un micro circular (o la historia que yo me he montado) con solo un semicírculo. Era una frase que invitaba ¿verdad?
    Me ha gustado mucho
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Si es que si tú quisieras, y ReC se dejara...
    Qué bien escribes, gachón!!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Me gustó leerte de nuevo Iván, un placer con tu nivel.

    Un saludo indio
    Mitakuye oyasin

    ResponderEliminar
  4. Un buen homenaje a la maternidad, esa unión con la sabía del árbol, la muerte y el nacimiento. En fin, es a lo que me llevas.
    Felicidades por tu Lmb, es un micro que me ha gustado, sobre gemelos pero tratado de forma diferente, como entrada al diccionario. Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Es un placer leer cosas bien escritas en estos tiempos.

    ResponderEliminar
  6. Hola, bonito blog. Por ciertro, acabo de iniciar el proyecto 365: escribir un relato por cada día del año. Si quieres seguirme, mi blog es: http://pepitas-de-oro.blogspot.com.es

    ResponderEliminar